viernes, 31 de agosto de 2007

Ideas inconexas XII

Placentera sensación caminar sin viento bajo la llovizna.
Cuando llovía, no solía coger ningún paraguas.
Además, el paraguas sólo nos protege de la lluvia...


Pero no me protege de tus silencios.
Ni de tus miradas de desprecio lanzadas como piedras contra cristales.
Ni de tus no-miradas de indiferencia.
Ni de tus mentiras...

También llueve detrás de los cristales.


jueves, 30 de agosto de 2007

Ideas inconexas XI

reso por no comprenderte
Preso por no olvidarte
Preso por no saber lo q significaba esa mirada vacía



Preso por no saber salir de la celda que me impuse
Preso por no querer salir de la celda que me impusiste
Preso por no ver los barrotes dentro de mi
Preso por no rebelarme
Preso demasiado tiempo ...

PD: Deja de escribirme al módulo de aislamiento, voy a escaparme, aunque de momento no sepa como.Hoy la luz acaba de penetrar tras los barrotes...

miércoles, 29 de agosto de 2007

Un día más

Salgo del curro. Joder, que día más largo. Espero llegar a casa lo antes posible...

Un tipejo, ropa veraniega y gorilla hortera, con pinta de turista ciego que ha venido a ver toros, sonríe el cerdo, contemplando un cartel de la extrema derecha convocando una manifestación, sonrisa orgullosa de su puta patria y de tan dignos sucesores. Metros más adelante, en un paso de cebra esperando para cruzar, una chiquilla de no más de 6 o 7 años, se dirige gritando a su mamá, pareciendo más adulta que niña: 'No me trates como si fuera idiota'. Su madre, en gesto infantil se tapa los oídos, y le dice a su hija en voz muy alta: 'Hasta que no te calmes, no te escuchooooo'. Cuando cumpla 16 años, por su bien, espero que la chiquilla se haya ido de casa.

No soporto esta zona. Hago 3 minutos andando del metro al trabajo, y camino inverso, y me enferma. Acelero el paso en cuanto me lo permite el semaforo y entro a toda prisa en el metro.

En el vagón, a pesar de estar bastante vacío, se suceden los empujones por entrar el primero. Me aparto y entro en el grupo de los rezagados. Entre los que nos toca estar de pie se encuentra una muchacha extranjera que está embarazada, y a la que nadie le cede el asiento que le corresponde. No se oye ni pío en el vagón. Silencio sepulcral sólo roto por el ruido del metro en su avance. Hace un calor de la hostia y no hay aire acondicionado. Bajo del metro tras dos transbordos y demasiados empujones. Caminata hacia la parada del bus. El bus tan puntual como siempre. Su hora y no está. Después de una eternidad llega.

Pienso en lo que me queda por aguantar, si es que queda algo. Detrás mía, dos jovenes, a gritos, hablan del inminente partido del siglo: que como ganen lo van a celebrar a lo grande. Yo también lo haría, me emborracharía como un animal por tal de no escuchar vuestros berridos. Al rato se sube una chavala, con cubos de maquillaje en su cara: una pija en un barrio de mierda, una ciudad dormitorio de las afueras. Nunca lo entenderé. Habla por el móvil a gritos, como si tuviese que hablar con su amiga por la ventana de su casa. Intenta convencerla (me entero yo y el resto de pasajeros del bus) que la acompañe de compras, que con su novio El Cristian (sí, con artículo) se aburre. Cuando cuelga dejan de dolerme los oídos. Ella indiferente a los berridos que ha soltado, saca una revista de colores chillones mientras masca chicle con la mirada perdida.

Rezo por primera vez en mi vida para que no haya un atasco como todos los días, para que el autobus llegue a mi parada antes de que vomite del asko.

martes, 28 de agosto de 2007

Ideas inconexas X

Tampoco creí nunca ni en el destino, ni en el futuro. Pero esta vez, parece que todas las voces coinciden: los susurros ahora son gritos en el interior de mi cabeza. Y las mismas palabras. Ya sean los astros, el zodiaco, la bola de cristal o los posos del café. Todos coinciden. Me repiten las mismas palabras. Una y otra vez. El futuro echado, y el camino señalado. Y se repite el mismo grito:

Tu futuro está lejos de mí
Mi futuro está lejos de ti.

No quiero luchar contra este destino. La X del titulo no tiene solución.

lunes, 27 de agosto de 2007

Ideas inconexas IX

Nunca me ha gustado el juego. Ni las apuestas. Pero ahora da igual el porqué me encuentro jugando esta puta partida. Partida en la que empecé como terminaré: perdiendo. Otra mano inútil, ninguna jugada que lleve a la gloria.

Ni falta que hace, la esperanza no será una buena mano, mejor llevar cuatro ases y dejarse de una vez por todas de esperanzas y cuentos chinos. Dame otras cinco, esta jugada lo tiraré a las llamas... Tampoco voy esta vez... ¿¿Para qué seguir jugando?? No quiero seguir siendo el triste protagonista de esta historia. ¿¿Lo mejor será rendirse y pagar el precio de la derrota??

Bakardadea, iluntasuna, tristezia, ondoeza, histura, ....
in-komunikazio osoa...

domingo, 26 de agosto de 2007

Sueño IV

Otro viaje al mercado de los sueños. Esta vez no era un supermercado, gris y frío. Era en plena calle. Un mercadillo, vistosos colores. Griterío. Bullicio...

Esta noche no kería comprar palabras que permitan dormir como en mi ultima visita, que permitan mirarte sin que mi mirada se pierda en el vacío. Había ido a comprar un sueño. Me sorprendí vestido de gris. Nunca visto de gris. Pero allí todo el mundo vestía de gris. Sólo en los tenderetes se veían colores, los sueños que la gente, como yo, quería comprar y por eso, como yo, habían ido al mercado de los sueños.

Fui caminando despacio, pero sin pararme, ajeno al resto de la gente, mirando de pasada los sueños de colores que se exhibían que para nada llamaban mi atención. No sabía que buscaba, ni que hacía allí ni si había sido una buena idea ir al mercado para volverme con las manos vacías como la última noche.

De repente mis ojos se posaron en un puesto, más chiquito que el resto. Nadie lo vigilaba. Un único objeto en él. Una caja de madera. Enseguida comprendí lo que había dentro. Sonriendo y cerrando los ojos la cogí.

La abrí...

sábado, 25 de agosto de 2007

Sueño III

Compras. El mercado de los sueños no llena de oro a los grandes ejecutivos. Fui al mercado a comprar palabras, que no es que estuvieran de oferta, sino que me hacían falta. El precio: tragar saliva, hiel en la garganta.
Altas estanterias cubiertas de polvo. Otro viaje realizado para nada: sigo sin encontrar esas malditas palabras. Sé que el tiempo hará subir su precio. No hay monedas en el mundo de los sueños, pero estas compras son demasiado necesarias...

viernes, 24 de agosto de 2007

Celebración de la amistad

En los suburbios de La Habana, llaman al amigo mi tierra o mi sangre.

En Caracas, el amigo es mi pana o mi llave: pana, por panadería, la fuente del buen pan para las hambres del alma; y llave por...

-Llave, por llave -me dice Mario Benedetti.

Y me cuenta que cuando vivía en Buenos Aires, en los tiempos del terror, él llevaba cinco llaves ajenas en su llavero: cinco llaves, de cinco casas, de cinco amigos: las llaves que lo salvaron.

Eduardo Galeano, extraído de 'El libro de los abrazos'

Ideas inconexas VIII

Despertar de una pesadilla bañado en sudor. Frío intenso. Recordar (y comprobar) que todo sigue igual. Toda la puta vida igual. Los recuerdos se confundieron con pesadillas, el mismo vacío que la noche anterior, ideas en la cabeza que se clavan como cuchillos en el alma, impidiendo que nazca una nueva sonrisa. Un incomprendido más, no quiero ser como tú. La mitad del tiempo un idiota, la otra mitad hola que tal, muy bien me voy tengo cosas que hacer. Conmigo todo es más dificil, todo saldrá peor, esa parte de mí me la conozco demasiado bien, me la acabé aprendiendo de memoria hace mucho tiempo, el mundo no me pintó de colores, una sombra entre el resto.

Otra noche sin dormir.

jueves, 23 de agosto de 2007

Ideas inconexas VII

La duda que asoma de vez en cuando, con las ganas de molestar a la conciencia: ¿cuantas gotas forman un charco? Siempre en el recuerdo: gotas de dolor, un charco de olvido...

Las gotas de dolor hace tiempo que no nos molestan ... quizás estas gotas han inundado nuestra esperanza, quizás por eso nuestros ojos parezcan tristes...

El segundero avanzaba sin prisa ni pausa, tic tac, mientras que las ilusiones quedaban atrás en el camino. Y ahí es cuando la indiferencia lanzó su ataque, un ataque silencioso, pero el segundero seguía su camino, tic tac, y no te das cuenta, y un día, miras atrás y ves el antiguo jardín verde, marchito y mustio y yermo y gris. Y el segundero sigue su camino tic tac tic tac ....


PD: ¿Quizás debamos regar el jardín con gotas de dolor? ¿Quizás el truco está en disparar al segundero?

miércoles, 22 de agosto de 2007

Sueño II

Mundo en blanco y negro, menos tú. Mágica noche de viernes. La luna ilumina nuestros pasos.
Y leer en braille tu sonrisa, y nuevos colores en tus ojos.
Y escribir con mis labios en los tuyos nuevas palabras, aún no escuchadas ni leídas.

Desperté y volví a la angustia en la más absoluta oscuridad.

martes, 21 de agosto de 2007

Ideas inconexas VI

Dicen que año nuevo, vida nueva. Por una vez les voy a hacer caso. Este año no volveré a naufragar en tus olas, ni quedaré varado en tu playa, ni ningún tornado hará volar mi coraza. Todo eso es pasado, se lo llevará el viento con la última campanada al final del año. Se acabó el mirar atrás, aunque sabrás encontrarme. También se acabó el huir. Mejor esperar los problemas con los puños apretados.

¿El camino continua a golpe de libros sed violines y farra?

No consigo dormir!!!!!!!!

La noche

1
No consigo dormir. Tengo una mujer atravesada entre los párpados. Si pudiera, le diría que se vaya; pero tengo una mujer atravesada en la garganta.

2
Arránqueme, señora, las ropas y las dudas. Desnúdeme, desnúdeme.

3
Yo me duermo a la orilla de una mujer: yo me duermo a la orilla de un abismo.

4
Me desprendo del abrazo, salgo a la calle.
En el cielo, ya clareando, se dibuja, finita, la luna.
La luna tiene dos noches de edad.
Yo, una.


Extraído de El libro de los abrazos, de Eduardo Galeano.

domingo, 19 de agosto de 2007

Estamos en peligro

He llegado a casa y he puesto la tele. Era un telediario, lo presentaban un guardia civil, un cura y un tío con traje y sombrero alto, como de copa. Hablaban de la ruptura del país, una manifestación que llevara como emblema el toro con la bandera, del niño jesús que le han hecho llorar los rojos, que son unos ateos-pecadores, unos enfermos-homosexuales y así nos va. También decían que antes no pasaba esto, que se respetaba la ley y el orden, y que tras romper la familia, le toca el turno a la madre patria. Y que o vamos todos los pecadores arrepentidos a rendir cuentas a la iglesia arrodillados, o vendrá satán con su hoz y su martillo y terminará con el estado del bienestar que el rey y dios nos han concedido. Luego ha sonado el himno nacional, mientras los presentadores lo cantaban con un brazo estirado y el otro en el corazón.

Tras esto, me he levantado y he vomitado.

PD: Es posible que los deportes los presentara un torero (jauma dixit).

sábado, 18 de agosto de 2007

Ideas inconexas V

Y el tiempo se detuvo. Ante mis ojos todo el mundo dejó de moverse. Toda esa ruidosa multitud dejó de hablar. Y poco a poco fueron desapareciendo. Se esfumaron de golpe. Sin dejar ni rastro. Las luces de la ciudad dejaron de parpadear, hasta que poco a poco fueron perdiendo intensidad. Ni tráfico, ni estrés, ni gritos. La más absoluta calma. El silencio fue roto por tu voz. Solos los dos en medio de un mundo detenido ante mis sentidos. Yo observaba tus labios moverse. Respondí. Una bonita sonrisa se dibujó en tus labios. Nunca antes había sentido esto al conocer a nadie...

viernes, 17 de agosto de 2007

Ideas inconexas IV

Esta vez no. No me dejaré atrapar. No deben engañarme ni su jovial sonrisa, ni el brillo de su mirada, ni su embaucadora belleza. Esta vez no. Es mi maldita y propia versión del cuento navideño de dickens: el fantasma del pasado ahora tiene el aspecto de esa mujer... y una y otra vez me persigue, destruyendo el presente, sin perder la eterna sonrisa, ahogando el futuro antes de nacer, sin perder la eterna expresión de inocencia en su rostro ¿dónde podré esconderme para que no me vea cuando regrese?

jueves, 16 de agosto de 2007

Recordar

RECORDAR: Del latín re-cordis, volver a pasar por el corazón.
Extraído de 'El libro de los abrazos', de Eduardo Galeano.

Ideas inconexas III

Tan sólo me queda una bala en la recámara. La oscuridad invita a entrar por la ventana a la soledad. Es mi última oportunidad, eso es lo único de lo que estoy seguro. No quiero seguir huyendo. Marginado, perseguido. Todo eso será agua pasada. Para bien o para mal. Tarde o temprano tiene que pasar por aquí...

Siempre la misma canción: este tío está loco... Quizás. Pero ellos no me conocen, aunque lo crean. Nunca lo han intentado... Si lo hiciesen, algunos dejarían de llamarme loco... Pero no les importa la causa de la locura... Causa-efecto-causa-efecto ¿solo importan los malditos efectos?... Joder. Está tardando pero sé que tiene que pasar por aquí... El frío revólver es mi único compañero. El contacto con el metal hace que la mano que lo sujeta arda, el metal es un mal compañero, pero hoy en día me acompaña...... Una sola bala. La eterna huida. La mentira del paraíso. La bala. El revolver. Yo. Una sola bala....

Pasa el tiempo lentamente en el silencio, sólo interrumpido por mi respiración. Cada vez más rápida. Sudor frío... Sigo esperando a que se acerque... ¿y si sabe donde estoy? ¿y si a través de la oscuridad me está mirando?... Pero no puedo desperdiciar la última bala disparando a la oscuridad. La oscuridad me ha ayudado muchas veces... Si de verdad me está mirando ahora mismo, yo agazapado, helado por el frío sudor, la mano temblorosa sujetando el revólver, estará esperando que le dispare... NO. Eso solo hará que todo vuelva a empezar. La huida. El miedo. La desconfianza. Y vuelta a esconderse en la oscuridad. Da igual su cara, su voz, todo volverá a repetirse, los mismos pasos, los mismos ruidos, los mismos silencios....

Creo que sé como vencer esta vez. Era demasiado fácil para darse cuenta. La manía de siempre de buscar la solución más complicada. Estaba delante de mis narices todo este tiempo: la jugada maestra, poker de ases escondidos bajo la manga. No se lo esperará. Y será el final. Con mayúscula: el Final. The End, como los finales felices del cine. Se acabaron las huidas. Esta vez he encontrado la manera de ganar. Mi risa nerviosa termina por desgarrar el silencio. Aumentan mis temblores. He vencido! Levanto el revólver y lo apunto hacia mi sien. No creo que se espere que la bala vaya dirigida hacia mí...

miércoles, 15 de agosto de 2007

Contradicciones

soñar despierto...
días y noches

a veces nacer y a veces ganas de acabar con todo ...
tu conmigo y yo sin ti...
(yo contigo y tu sin mi...)

esperanzas y tristezas en una estación de tren...

seres humanos vestidos y actuando como policias...
piedras no lanzadas en manifestaciones...

pensamientos y sentimientos silenciados, no convertidos en palabras...
y palabras dichas que ni se sentían ni se pensaban...

olvidándo el pasado ...
el futuro haciéndose presente...

martes, 14 de agosto de 2007

Ideas inconexas II

- ¿Sí, quién es?
- Hola!
- ....

Primer silencio:
el silencio de la sorpresa, del castigo, del eterno retorno.

- Hola?
- Hola.
- ¿Que tal estás?
- Bien. Gracias. ¿Por qué has llamado?
- ....

Segundo silencio:
el silencio del arrepentimiento, de la debilidad, la culpa.

- Contesta.
- No lo sé.
- Bueno da igual. ¿Qué tal?
- Mal, supongo que por eso te he llamado...
- Lo siento, no me puedo entretener más, tengo cosas que hacer...
- Espera...
- ....

Tercer silencio: El Silencio.

Vida aburrida

No se cuanta gente lo vio. Escrito sobre un cartel de publicidad en una estación del metro. No era una frase del propio cartel, sino que estaba escrita a mano en una pegatina con forma de bocadillo :

si venden tantas mercancías para que me divierta,
será que la vida que mantengo es aburridísima?