miércoles, 7 de mayo de 2008

Celdas

Otra vez desperté tiritando, con sudores fríos, con latidos en las sienes. Se repiten los sueños. Demasiado. Ansiando otra vida, quizás.

Fui el único que escuchó los gritos de mis pesadillas.

Completamente aislado en esta celda, perdida la cuenta de los días, tan solo me queda escribir para no volverme loco y esperar el día que mis verdugos me quiten estas cadenas.


2 comentarios:

panterablanca dijo...

¿Seguro que no lo he leído antes esto, en tu blog? La foto sí que la vi en otro post.
Besos felinos.

grande marlasca dijo...

a mi me suena bastante este post